dijous, 31 d’agost de 2017

Llibres, llibres, llibres...

Un dia com avui de fa vuitanta-vuit anys naixia Julio Ramón Ribeyro. El recordem amb aquest text sobre llibresi llibres.


 "Libros viscosos como pantanos en los cuales uno se hunde y clama en vano para que lo rescaten; libros secos, filudos, riscosos, que nos llenan de cicatrices; libros acolchados, de dunlopillo, donde damos botes y rebotes; libros-meteoro que nos transportan a regiones ignotas y nos permiten escuchar la música de las esferas; libros chatos y resbalosos donde patinamos y nos rompemos la crisma; libros inexpugnables en los que no podemos entrar ni por el centro, ni por delante, ni por detrás; libros tan claros que penetramos en ellos como en el aire y cuando volvemos la cara ya no existen; libros-larva que dejan escuchar su voz años después de haberlos leído; libros velludos y cojonudos que nos cuentan historias velludas y cojonudas; libros orquestales, sinfónicos, corales, pero que parecen dirigidos por el tambor mayor de la banda del pueblo; libros, libros, libros…
(Julio Ramón Ribeyro, Prosas apátridas, [171], pàg. 127-128)

dijous, 3 d’agost de 2017

Combats literaris



"Escogía La metamorfosis en lugar de El proceso, escogía Bartleby en lugar de Moby Dick, escogía Un corazón simple en lugar de Bouvard y Pécuchet, y Un cuento de Navidad en lugar de Historia de dos ciudades o de El Club Pickwick. Qué triste paradoja, pensó Amalfitano. Ya ni los farmacéuticos ilustrados se atreven con las grandes obras, imperfectas, torrenciales, las que abren camino en lo desconocido. Escogen los ejercicios perfectos de los grandes maestros. O lo que es lo mismo: quieren ver a los grandes maestros en sesiones de esgrima de entrenamiento, pero no quieren saber nada de los combates de verdad, en donde los grandes maestros luchan contra aquello, ese aquello que nos atemoriza a todos, ese aquello que acoquina y encacha, y hay sangre y heridas mortales y fetidez.”

- Roberto Bolaño, 2666. BArcelona: Anagrama, 2004, pàg. 289-290.

dijous, 27 de juliol de 2017

El darrer missatge de Fiódor Dostoievski


“¿En veritat la seva il·lusió més gran és fer-se escriptora? Si és així, escrigui. I recordi el meu consell: no inventi mai la trama ni les intrigues. Prengui allò que la vida mateixa li ofereix. ¡La vida és infinitament més rica que les nostres invencions! ¡No existeix imaginació que ens proporcioni el que ens ofereix de vegades la vida més corrent i vulgar! ¡Respecti la vida!
” 

(Fiódor Dostoievski, Els germans Karamàzov, pàg. 907)