dissabte, 3 d’octubre de 2015

Vida i literatura




"El nombre del juez no apareció en ninguno, pero es evidente que era un hombre abrasado por la fiebre de la literatura. Sin duda había leído a los clásicos españoles, y algunos latinos, y conocía muy bien a Nietzsche, que era el autor de moda entre los magistrados de su tiempo (…) Sobre todo, nunca le pareció legítimo que la vida se sirviera de tantas casualidades prohibidas a la literatura, para que se cumpliera sin tropiezos una muerte tan anunciada"

- Gabriel García Márquez, Crónica de una muerte anunciada. Barcelona: RBA, 2004, pàg. 105-106.

Cap comentari:

Publica un comentari